Porco Celta

Publicado en
0

promueven-explotacionEl aspecto general del tipo del Porco Celta, el desarrollo de su esqueleto y la longitud dos sus miembros, demuestran sus aptitudes para la marcha, para proporcionarse directamente la alimentación. Desde tiempos inmemoriales en Galicia los Porcos Celtas campaban por los rastrojos pastoreando, y alimentándose de recursos naturales estacionales como bellotas, castañas y brotes vegetales de los extensos y ricos bosques autóctonos gallegos.

Se caracteriza por ser buen andador, de notable rusticidad, posee excelente apetito y es poco exigente en la clase de alimentación; la calidad de la carne es inmejorable y rinde en mayor cantidad que en otras razas grasas; el tocino es más abundante y espeso, pero más firme, de superior calidad y de fácil conservación.

En las últimas décadas a despoblación rural, con la consecuente falta de mano de obra y abandono de las tierras, junto con la intensificación de los sistemas productivos en busca de mayores rendimientos de las explotaciones, hicieron que en Galicia se extinguiera casi totalmente el hábito del pastoreo porcino, en especial con la raza Celta que fue cruzada con razas foráneas, más selectas y con mayores rendimientos cárnicos, o sustituida por éstas, poniendo en peligro a conservación da única raza porcina autóctona gallega.

Las especiales características de rusticidad de la raza porcina celta que le permiten una perfecta adaptación a las condiciones de hábitat de los bosques autóctonos gallegos, cargados de peculiaridades orográficas y climáticas, hacen que estos animales puedan explotarse totalmente en régimen extensivo, obteniendo de ellos unos productos de calidad excepcional, muy demandados actualmente. Este sistema de explotación hace además a esta raza colaboradora en el mantenimiento y control de la biomasa vegetal e el embellecimiento del contorno paisajístico, que unido a sus peculiares características morfológicas, a sus cualidades reproductivas y a la calidad organoléptica de sus productos, hacen que se le deba prestar especial atención de modo que se garantice su recuperación y conservación.

Producción

Área histórica de producción

El conjunto racial porcino descrito por Sanson como raza Celta (Sus Celticus) conocida en España como Gallega o Celta; corresponde al cerdo doméstico descendiente de la especie salvaje “Sus Scrofa ferus” y responde al morfotipo de sistema óseo y muscular muy desarrollado, miembros alongados, de cabeza fuerte, larga y carnosa; orejas muy pendientes y anchas, hocico deprimido, con la cara ancha, piel gruesa y poblada de cerdas abundantes; y tronco muy largo pero [aplanado] con el dorso en carpa, [grupa] caída y cola generalmente enroscada y larga.

La raza Celta, era antiguamente una de las más importantes de España hasta mediados del siglo pasado, siendo la única raza porcina autóctona gallega, sufriendo una reducción en el número de animales censados debido la introducción de razas foráneas con el mayores índices de productividad, que estuvo a punto de hacerla desaparecer. Con la iniciativa de la Administración Pública y que posterior fundación de la Asociación de [Criadores] de Ganado Porcino Celta (ASOPORCEL), se consiguió detener y invertir el proceso de extinción mediante la creación de núcleos genéticos estables y la recuperación de una incipiente cabaña privada.

Actualmente la raza Celta se encuentra incluida en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España como raza autóctona española de protección especial o en peligro de extinción por el Real Decreto 1682/1997 de él 7 de Noviembre.

I. Hay que diferenciar tres ecotipos o variedades dentro de la raza porcina celta, de similar morfotipo y de distinta capa:

VARIEDAD SANTIAGUESA: Ubicada desde Santiago hacia el sur de Galicia hasta la frontera con Portugal es de capa blanca . Este ecotipo posee piel blanca de color rosado cubierta de abundantes cerdas, largas y fuertes.

VARIEDAD BARCINA, pintada con lunares de color pizarroso

VARIEDAD CARBALLINA : Se Sitúa en la comarca de Carballo (A Coruña) y alrededores. Hoy se extiende hacia otras zonas. El sistema óseo y muscular es similar al de la variedad Santiaguesa, pero la capa pintada de negro fuerte brillante que, en ocasiones, llega a cubrir case todo el cuerpo. También existen ejemplares con manchas de color cobrizo.

La Asociación de Ganado Porcino Celta (ASOPORCEL), entre otros objetivos, tiene el de preservar la raza en sus mejores condiciones de pureza, vigilando sus cruces, para poder legar este patrimonio genético a las generaciones venideras.

REPERCUSIONES SOCIALES Y ECONOMICAS

La finalidad de este proyecto es la preservación de esta raza porcina gallega como un patrimonio genético que se pueda transmitir en su mejor estado a generaciones venideras. Paralelamente se intenta orientar su producción basándose en las cualidades que aporta este cerdo a la calidad de la carne.

Antiguamente esta raza era la única que campeaba por los distintos lugares de Galicia y los más viejos de estos lugares aún recuerdan sus buenas cualidades. Fue entre unos cuantos románticos donde se mantuvo la raza sin contaminaciones genéticas foráneas, en algunos reductos de la Galicia inédita.

Ahora mismo el perfil del criador es el de una persona que no se dedica a la porcicultura como actividad principal, sino como una alternativa a la renta agraria y al aprovechamiento del campo en zonas infrautilizadas, por lo que se pretende también que estas actividades ayuden en las líneas de actuación para evitar el abandono del campo.

Por sus características organolépticas esta raza es muy apreciada por el consumidor exquisito, ya que presenta unos productos resultantes de la canal de un gran valor comercial por la jugosidad que le aporta el veteado que le caracteriza y por la composición de los ácidos grasos.

En la actualidad esta raza está gozando de un proceso de recuperación en el censo y en el aprecio popular tanto por las subvenciones que perciben los criadores por participar en el programa de recuperación , lo cual es muy importante como un incremento en la renta agraria, como por las cualidades que presenta hacia un mercado ,cada día más competitivo, en el que el consumidor más exigente demanda productos de la más alta calidad, y es ahí donde se cree que puede tener su sitio la raza porcina celta.

MODELO DE PRODUCCIÓN:

El sistema de producción que se realiza con la raza Porco Celta es en extensivo, los cerdos campean al aire libre aprovechando los recursos que aporta la finca donde se encuentran, comiendo brotes vegetales, frutos (en Galicia, sobre todo castaña y alguna bellota de roble), pasto, raíces y tubérculos, pequeños animales que puedan encontrar en su camino, como roedores y algunos invertebrados. En alguna finca, por las características de la misma, hay que suplementarles la alimentación, añadiéndole alimentos de huerta como remolacha, patatas, nabos y mezcla de cereales no modificados genéticamente.

Es imprescindible que en la finca haya abundancia de agua.

El tronco celta procedería del cruce Sus Scrofa Ferus con el Subgénero Striatosus. La agrupación racial celtica se extendió en mayor o menor medida por el Norte y Noroeste de España dando lugar a distintas razas, hoy más o menos cruzadas como el cerdo chato de Vitoria, el Grupo Pirenaico de Aragón, el Vich Catalán, el Molinés de Guadalajara, el Lermeño de Burgos, el Alistano de Zamora, la Gallega o Celta, y otras también por Centroeuropa y Portugal.

Referencias históricas

La raza Celta era la más importante en Galicia hasta comienzos de este siglo, sufriendo a partir de entonces una continua reducción censal ocasionada por la importación de razas exóticas y por el cruzamiento con éstas; así en el año 1.951 tan sólo un 14% del total era de raza celta para llegar posteriormente a casi la desaparición en el territorio nacional. En la actualidad está incluida en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España como raza autóctona española de protección especial o en peligro de extinción por el Real Decreto 1682/1997 del 7 de noviembre, por lo que se trabaja arduamente en la recuperación de su censo desde la Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta y con el apoyo de la Consellería do Medio Rural , que publicó en el D.O.G.A. del 23 de octubre de 2000 el Libro Genealógico de la Raza Porcina Celta.

Foto Juan Rof Codina: “El Cerdo Céltico y sus derivados españoles”. Fue un veterinario zootecnista que estudió y describió la Raza Porcina Celta

Elaboración en el área histórica de producción

Deja tu comentario con

Escribe un comentario

Todos los campos con * son obligatorios.

*

Loading Facebook Comments ...